sábado, 13 de junio de 2009

RELATO GANADOR!!!!

Hola por fin han publicado un relato que gane en un concurso de un blog. En él había que escribir una carta explicando por que deberían regalarte el libro. El libro en cuestión se llama RUNAS, de Joanne Harris.
Os voy a dejar con este relato espero que os guste....

RUNAS

Existió hace muchos, muchos años un bello pueblo costero, sus praderas verdes bañadas con cascadas fortuitas abundaban en la región. En lo más alto de las brañas de aquellas tierras se encontraba el faro, este se levantaba al pie de un acantilado. Mostraba un paisaje de una belleza inusitada, si mirabas hacia la derecha podías contemplar como la espuma de las olas del mar chocaba incesante contra las rocas de los acantilados, si mirabas hacia la izquierda, oculta en la panza de los acantilados podías encontrar una playa, esta solo se podía ver con la marea alta, pues cuando la marea bajaba la cubría a ella y a los secretos que guardaba.

Dicen que las runas nacieron en aquella playa, una mezcla de prados verdes, tierra y piedras de los acantilados, la espuma del mar y pedacitos de nubes, entre todos ellos crearon las runas y gracias a la fuerza de la naturaleza las dotaron de magia, debido a ellas el pueblo del fin del mundo se mantenía apartado del caos y en perfecto equilibrio.

El mismo sol eligió un día quién debía proteger esas runas portadoras del equilibrio y la doto con magia para poder utilizarlas e interpretarlas.
Esa persona fue una niña, la niña que vivía junto al faro, las gentes la tenían miedo pues sabían que ella era poderosa, los años pasaron y la niña se hizo mujer, una mujer bella y con un gran poder.
Su magia, dedicación y protección de las runas se extendió por el reino e hizo que muchos se interesaran por ella y por las runas, otros reinos lejanos vivían en el caos y ansiaban las runas.

Un iniciado en brujería las codiciaba más que nadie, pasó su vida estudiando las runas y como combatir la magia de su guardiana.
Sabía de la amabilidad de la mujer y su buen hacer con todo el que la visitaba, tenía que conocer a su rival. Entonces no se lo pensó más veces y después de iniciar todos los preparativos para un viaje tan largo, partió en busca de su destino.

Solen, que así se llamaba la guardiana, tenía un mal presentimiento desde hacía tiempo, últimamente el sol no la acompañaba, su corazón se estaba llenando de angustia y sabía que eso la alejaría de la magia y de sus preciadas runas.
Un hombre apuesto apareció un día en el faro, venía de tierras lejanas su pelo era oscuro y sus ojos negros como el carbón. Era muy educado y Solen se mostraba encantada con él, nunca había conocido el amor pues su dedicación a las runas y a su pueblo era su absoluta prioridad. Pero sabía que en el fondo de su corazón estaba empezando a crecer un sentimiento hacia Zeir, ese era el nombre del extranjero.

Pasó el tiempo y Zeir no se marchó, pidió matrimonio a Solen y ella aceptó. Se sentía tan dichosa que no presto atención a los comentarios de la gente. El pueblo estaba intranquilo pues decían que la guardiana ya no pensaba en protegerlos y las runas podrían caer en desuso. Una desgracia asoló al pueblo, las fuertes lluvias arrasaron los establos y muchos animales perecieron. El pueblo se levanto en contra de Solen haciéndola culpable de todo y Zeir le dio también la espalda.
Haciendo uso, de su hasta ahora desconocido poder, invocó al sol, este apareció y fue suficiente para que el pueblo lo nombrara como nuevo guardián de las runas.

La traición de Zeir se hizo evidente en dos semanas, se marchó del lugar con las runas, por fin había conseguido su objetivo, ahora en su tierra reinaría el orden y no el caos. Sería poderoso y nadie osaría mandarle nunca más.
Solen, embarazada huyó desconsolada a su amada playa, cogió una embarcación y con su rostro arrasado por las lágrimas contemplo los grandes acantilados que la rodeaban y juro allí delante del sol y de la cuna de las runas que volvería algún día para instaurar el equilibrio en el pueblo, ya que ese era el destino que el sol le había brindado.

Han pasado cien años desde aquello y yo soy la última descendiente de Solen, soy Sidel bruja del reino del fin del mundo y voy reclamar lo que me corresponde por derecho, pero para ello necesitaré ayuda, debo encontrar la manera de devolver el orden a mi pueblo pero solo lo conseguiré con un libro, un libro mágico llamado “Runas”, con el tendré la oportunidad de conseguirlo. ¿Podéis ayudarme? Seréis recompensadas por ello y os enseñare la magia aprendida de generación tras generación para que me ayudéis en la difícil tarea de ser la nueva guardiana de las runas.

Aún no me ha llegado el libro, pero tengo ganas de leerlo!!!

5 comentarios:

Anabel Botella dijo...

Felicidades por el premio. Lo leí el otro día en JR, pero no sabía que era tuyo. No sabía que descendías de Solen. Muy bonito el relato. Lo tengo encima de la mesilla a falta de terminármelo.
Saludos desde La ventana de los sueños.

Carolina dijo...

Felicidades querida mía, no sabes cuánto me alegro. Sabes, el tema de las runas me apasiona, tengo varios libros sobre ellas y tengo mis propias runas de cerámica en la mesita de noche en mi habitación. Algún día hablaré sobre la magia rúnica. Besazos!!

· Alba · dijo...

Felicidades!!!!!!!!!!!!!! Vi el libro el otro día en la librería y pintaba muuuyyy bien ;)

Max dijo...

Bueno, bueno, yo también te lo hubiese regalado, ese relato da para mucho más pues tiene muy buenos elementos. Además que dices verdades pues hubo un tiempo donde las runas decidían el que hacer de los pueblos que practicaban su arte.
Felicidades.

Sidel dijo...

Hola gracias a todos, por fin tengo el libro en mis manos!!!! besos