jueves, 5 de febrero de 2009

LA VIDA Y LA MUERTE


Cuando era pequeña a veces me daba por pensar en la existencia, pensaba en que pasaría si me moría. No habría nada, se acabaría mi ser. Creo que era lo que más miedo me daba, sentir que mi yo, la conciencia que había dentro de mi cabeza dejara de funcionar y no pudiera sentir las cosas como las siento yo misma. Cuando fui creciendo, observe que mucha gente tenían el llamado opio del pueblo para superar ese miedo que me atenazaba desde pequeñita, pero descubrí, que a mí ese opio no me convencía, realmente no se que hay detrás de la muerte, esta claro que es preferible pensar en lo bueno, pero no puedo evitar pensar en la nada. Por ello quizás, por que si de verdad me convertiré en nada, me gustaría que alguien me recordara, por eso creo que quiero ser enterrada en una tumba, para que por lo menos durante 100 años alguien pueda leer mi nombre y quizás por ello también me gusta escribir, no solo por que disfruto con ello, si no por que me gustaría que alguien leyese lo que yo escribo. Para perdurar en el tiempo. Por eso siempre escribí diarios, evidentemente no para que los leyera todo el mundo pero a lo mejor alguien de mi familia un hij@, un niet@, por eso las cosas más privadas las escribía en una especie de griego (utilizaba su alfabeto). Me gustaría que supieran como era su madre o su abuela cuando era pequeña. En definitiva no ser olvidada y convertirme en esa nada que me asusta.
Aunque mi verdadero deseo es no morirme nunca… pero eso desgraciadamente es una irrealidad.

4 comentarios:

Nana dijo...

Todos tenemos miedo a dejar de existir, a que no quede nada de lo que un día fuimos.

Pero me hablas de un diario, diciéndome que quieres que tus hijos y nietos lo lean... eso está bien, pero... ¿No te has planteado que tus hijos y nietos no existirían nunca si no fuese por ti? Ellos son también, en parte, una prueba de tu existencia.

Es complejo, este tema; y complejo es saber qué será de nosotros, cuando los únicos que no lo veremos seremos nosotros mismos. A veces pienso que ojalá la vida fuese eterna, pero entonces perdería la belleza, como la pierde una rosa de plástico.

SIDEL dijo...

Tienes razon es muy bonito pensar que esa parte de ti (tus hijos o nietos)son los que continuan la vida. Son tu aportación a la vida, que genial! y también se que la gracia de la vida es que no es eterna, pero es que no puedo evitarlo es mi mayor ambición, no quiero dejar de existir...
Aprecio mucho tus comentarios siempre tienes algo interesante que decirme. Un beso guapa!

Anónimo dijo...

Tranquila, en mi siempre existiras, y siendo como eres creo q en mucha gente existiras mucho tiempo. Dicen que no dejamos de existir mientras algien nos recuerde.
Creo q a mi me da mas miedo q me coman los gusanos q el dejar de existir.
Salgo en tu diario? jejeje
Besazos de tu amiga.....Patrycia

sidel dijo...

Jajaja, pues claro que sales en mi diario Patry si tu misma escribiste alguna página, gracias por tus palabras son un gran consuelo, besitos!