martes, 28 de abril de 2009

OPTIMISMO



Ya he vuelto a mi estado normal, el optimismo, aunque se cumple en los próximos días un año del ESGUINCE, y me trae horribles recuerdos ya que estuve un mes de baja. Llegó Julio y tuve que ir al fisio porque no mejoraba, lo que fue uno de los peores sufrimientos que he padecido, salía avergonzada por todo lo que había gritado, y las lágrimas se me caían solas, ¡cuanto dolor!.
La verdad es que me falto muy poco para romperme el pie y luego cuando llego Agosto se me cayó la uña del pie, aún no ha crecido del todo pero casí.
Y puedo estar contenta por que ya casi no me duele, solo si lo fuerzo demasiado en el gimnasio. Pero que largo ha sido este año...
También estoy contenta por que vuelvo a saber de gente que estuvo muy presente en mi infancia y hacía tiempo que no sabía nada de ellos y parece que estamos recuperando el tiempo perdido.

4 comentarios:

Anne dijo...

Me alegro muchísimo por la vuelta de tu optimismo.

Un abrazo enorme*

Carolina dijo...

Al contrario de lo que algunos piensan, el dolor no es un enemigo sino un aliado. Tanto el físico como el espiritual ayudan a forjar el carácter, a hacerte fuerte y a valorar lo bueno de la vida. Ya lo tienes como aliado, ahora, aprende de él.

Carolina dijo...

Por cierto, tienes tu regalo de Sant Jordi esperando en Karyûkai. Espero que te guste. Besos!

· Alba · dijo...

Optimismo al poder!! Pero pobre pie xDDD