miércoles, 10 de marzo de 2010

RELATO SOBRE EL 11-M

Miró a mi alrededor con la esperanza vana de encontrarte, pero ya no estás.

Intento creer que lo que vivimos fue una pesadilla muy real.

Quiero creer, necesito creer, que la vida no puede ser tan injusta, pero desde que te fuiste ya no encuentro consuelo.

Cada vez que paso por el fatídico sitio, las lágrimas afloran en mis ojos turbios y una tristeza infinita se apodera de mí, porque tu ya no estas y tu risa se fue para siempre.

Mi corazón no alberga ni si quiera odio, solo un gran vacío que no consigo llenar con nada.

A veces me sobresalto porque pierdo el hilo de mi vida cotidiana, los recuerdos me superan y a veces solo puedo y quiero vivir dentro de ellos, no se si quiero estar aquí, si tu ya no estas.

Pero cuando esos pensamientos sombríos me embargan, una suave brisa me mece y percibo un pequeño reflejo de tu aroma, eso me reconforta y pienso que realmente, si tu pudieras hablarme me pedirías que viviera la vida que tu no pudiste seguir disfrutando, que la viva doblemente por los dos, que busque de nuevo la felicidad que compartía contigo.

Pero no sabes lo difícil que es esto para mí, solo te diré una última cosa, si voy a seguir viviendo lo voy a hacer por ti y voy a llevar a cabo esos sueños que dejamos inconclusos.

Pero mi amor, cada 11 de Marzo me dolerá un poco más el corazón.

10 comentarios:

Javi dijo...

Me parece que escribes con mucho sentimiento. Cuando pasa un hecho de estas dimensiones, todos en algún momento nos sentimos tristes recordando a los que ya no están, pero la vida sigue y como dices en tu relato hay que intentar vivirla el doble. Javi

Carolina dijo...

Precioso, como siempre son tus relatos!
Yo viví un día igual en Barcelona (nací y viví allí muchos años), fue el día del atentado de Hipercor, y precisamente allí me dirigía cuando ocurrió todo. El destino quiso que decidiera ir tarde, cuando yo solía ir a la hora en que estalló la bomba.
Desde mi alma, un abrazo de solidaridad a las familias, y sí, siempre nos dolerá el corazón.

Sidel dijo...

Hola Carolina, no se si fue el mismo año que ocurrio eso o en algun aniversario posterior (ya que en 1987 era pequeña). Pero si recuerdo el disgusto de mis padres alguna imagen de la tele y la impotencia de saber que habían muerto personas inocentes. Porque da igual donde suceda, el dolor esta ahí. No sabes cuanto me alegro de que te fueras más tarde. Un abrazo, halcón.

Anónimo dijo...

Muy emotivo el relato. Es un homenaje más a las víctimas para que nunca se les olvide, ni a sus familias, porque ahi podiamos haber estado cualquiera.
Yo tambien escribí un relato en esos días, y pienso que lo escrito escrito queda y será siempre un recuerdo.
Un abrazo.
Maru

Noemi dijo...

yo espero no dejar nunca de soñar y soñar, y agradecer también lo que ya me ha dado Dios

Mientras Lees dijo...

Tus palabras han calado en mi pecho.

Los sueños se pueden convertir en un verdadero calvario cuando los ansías con una intensidad peligrosa y no consigues atraparlos entre los dedos.

A veces pienso que realmente la vida es sueño y que sin ellos, aunque duelan a veces, no podría vivir.

He intentado varias veces dejar mis sueños de lado, por el dolor que me profesan, por eso que dices, que uno va creciendo y va dejando cabos sueltos, cosas que siempre quiso hacer. Esas espinillas quedan regadas en mi camino pero vuelven para clavarse en mi piel.

Pero jamás he conseguido seguir viviendo feliz sin tener mis sueños a mi lado.

Una hermosa reflexión.

Un beso :)

Sidel dijo...

Noemí y mientras lees bienvenidas! y me alegro mucho de que mis palabras os hayan gustado y os hagan pensar. Saludos!

Naoko Hatake dijo...

Oh! vaya... muchos de nosotros compartimos tus sentimientos, y tu escrito nos ha llegado al alma, en lo personal yo intento vivir el doble también , se que es difícil,pero solo se puede caminar de frente.

Fuerza guapa, el dolor nos hace grandes también :d

Athena Rodríguez dijo...

Me encanta esta nueva sección. ¿Cuántas veces no hacemos caso a nuestras emociones? Pues la mayoría del tiempo olvidamos la importancia de estas, y la función que desempeñan para sentirnos vivos y saber que existimos.

Creo que la gente olvida sus sueños, deja de imaginar y la literatura es el mundo ideal para recuperar lo perdido y regresar a nuestros sueños infantiles y descubrir que aún podemos emocionarnos con cosas pequeñas y sencillas.

Sidel dijo...

Gracias Naoko, me encanta tu optimismo, yo también pienso que la vida es para vivirla con intensidad. ;)

Athena, has captado totalmente la esencia de esta nueva sección, genial! Yo también opino que la literatura nos ayuda a soñar y valorar cosas. Me alegra tenerte por aquí, te visito pronto.